Barlovento aspira a destinar casi 500 casas rurales al turismo gracias al nuevo Catálogo Etnográfico

Barlovento aspira a destinar casi 500 casas rurales al turismo gracias al nuevo Catálogo Etnográfico
Se hace público el Catálogo de Patrimonio Arquitectónico y Etnográfico de Barlovento, un documento único y de valor incalculable.

En él, cabe destacar la inclusión de más de 480 viviendas situadas en suelo rústico que podrán ser rehabilitadas, restauradas y ampliadas con fines turísticos, independientemente del tipo de suelo en el que se encuentren calificadas y de manera directa, debido a la entrada en vigor de la nueva Ley de Islas Verdes.

Este catálogo recoge una serie de inmuebles, instalaciones y elementos arquitectónicos del municipio,  describiendo su naturaleza arquitectónica, histórica y etnografía. Además, es un documento fundamental para reconocer la actual identidad patrimonial del municipio y más importante, proyectarla hacia el futuro.

En cuanto al contenido del mismo, se incluye información de estructuras como fuentes, eras, cruces, senderos, así como el reconocimiento de núcleos rurales, urbanos y arquitectura propia de vivienda rural, agraria, construcciones religiosas y todas sus correspondientes fichas técnicas con descripciones escritas, posibles usos, estado actual, etc… además de imágenes y ubicación sobre el mapa.

El alcalde Jacob Qadri, indica que “se trata de una herramienta de trabajo de gran valor para todos nosotros, que nos va a permitir catalogar nuestro patrimonio y poder hacer actuaciones regladas para su conservación y potenciación”. Además señala que “se van a revalorizar cientos de edificaciones que se encontraban fuera de ordenación, muchas de ellas en estado ruinoso, ya que con este documento podrán darles un uso turístico. Concluyó agradeciendo el “magnífico trabajo realizado al equipo redactor de este proyecto”.

Desde el ayuntamiento de Barlovento se invita a los ciudadanos a que consulten el catálogo, lo conozcan y puedan aportar nueva información, ya que se trata de un documento “vivo”, revisable anualmente y que repercutirá de lleno sobre muchas zonas e inmuebles en los que en el futuro, se podría desarrollar la actividad turística.